Mis abuelos Marita y Eugenio con mis bisabuelos María y Manuel y la familia Martínez Quesada

Eugenealogía

La palabra eugenealogía es un anagrama de mi nombre y mi afición favorita. Además por la raíz eu- (del griego bien) podría ser algo como la buena genealogía. Yo creo que existe una eugenealogía que trata de conocer a los que nos precedieron, saber de donde venimos, y no se queda en la acción de recoger datos como nombres, apellidos y fechas.

La genealogía puede ser descrita de muchas formas. Para mi es la forma de desarrollar mi apetito de buscador.

Hoy empiezo a escribir en este blog con la ilusión de que se convierta en un lugar de encuentro para otros buscadores de nombres y apellidos, fechas y libros viejos, como yo.

Granada Noviembre 2011

9 de abril de 2012

El apellido del Rey

 
Los del Rey de Higueruela proceden de Josef del Rey Santa, y de Bárbara Ballesteros. Esta pareja se afincó en Higueruela y tuvieron hijos cuya descendencia ha dado lugar a los del Rey de los que viene la familia de mi abuelo materno. Esta información la obtuve del Catastro de Ensenada referente a Higueruela realizado en el año 1771. Este documento lo consulté a través del archivo de los mormones en Julio de 2004.


Partida de bautismo de Josef el Rey Santa. Chinchilla 1708
 
Siguiendo la pista a los del Rey mi hermano Quique me dio el dato de que este apellido es bastante corriente en la ciudad de Chinchilla, Albacete.
A través de la página web de los mormones consulté los libros parroquiales de esta ciudad manchega. Encontré la partida de bautismo de Josef del Rey Santa, en el libro 6º de bautismos de los años 1703 a 1728 de la parroquia de Santa María del Salvador de Chinchilla de Monte Aragón
Josef nacido en Chinchilla el 25 de Marzo de 1708. Hijo de Jusepe el Rey y de Jusepa Santa.

Es curioso que en Chinchilla en aquellos años, el apellido se escribía el Rey. No es difícil adivinar cómo este apellido evolucionó hasta quedar en la forma actual. La preposición de se usaba con mucha frecuencia antes del apellido, y al contraer de el Rey se trasforma en del Rey.

Con el estudio de la genealogía no solo podemos llegar a conocer de quien y de donde procedemos sino también porqué nos llamamos como nos llamamos.