Mis abuelos Marita y Eugenio con mis bisabuelos María y Manuel y la familia Martínez Quesada

Eugenealogía

La palabra eugenealogía es un anagrama de mi nombre y mi afición favorita. Además por la raíz eu- (del griego bien) podría ser algo como la buena genealogía. Yo creo que existe una eugenealogía que trata de conocer a los que nos precedieron, saber de donde venimos, y no se queda en la acción de recoger datos como nombres, apellidos y fechas.

La genealogía puede ser descrita de muchas formas. Para mi es la forma de desarrollar mi apetito de buscador.

Hoy empiezo a escribir en este blog con la ilusión de que se convierta en un lugar de encuentro para otros buscadores de nombres y apellidos, fechas y libros viejos, como yo.

Granada Noviembre 2011

28 de mayo de 2017

La muerte de Pepito Coll Coll





Pepito Coll Coll, el mayor de mis primos, nació en Elche, el día 17 de enero de 1946. Fue el único hijo de Manuel Coll Juarez e Isabel Coll Belmonte. Tuvo una vida muy corta. Esto es lo que he averiguado de lo que pasó.

El día 12 de agosto de 1965 se produjo una explosión seguida de un incendio en la fábrica de cajas de cartón de José Antonio Coll Belmonte S.L.
En ella se vieron afectados siete operarios jóvenes. Uno de ellos, Pepito Llorens, murió en el acto. Los demás fueron ingresados y tres de ellos murieron en los días siguientes.
Pepito Coll Coll estuvo ingresado con quemaduras muy graves en la UCI del Hospital 20 de noviembre de Alicante. Murió el día 15 de agosto y fue sepultado en Elche, en el cementerio de San José.

Fina Coll Belmonte 

"Cuando sonaba la traca de final de fiesta de agosto de Elche, se producía el acompañamiento del cadáver en coche fúnebre."

 ¨Pasó por el convento por última vez el día 8 de agosto, para verme. Iba con un traje oscuro y corbata. Venía del fotógrafo UCLES, de hacerse un retrato para su madre. Esta foto, que Pepito no pudo ver, sirvió para sus recordatorios de funeral.

La tía Fina estaba en el convento de la Merced, porque era monja de clausura. El día 12 de agosto, fue informada la madre superiora, pero a ella se lo ocultaron.
Sin embargo, Fina estaba intranquila. Su padre, que iba a venir a misa de 12h al convento no vino ese día. El día siguiente era 13 de agosto, y su hermano Ginés solía enviar en ese día algunos fuegos artificiales al convento para disfrute de las hermanas, pero el envío no llegó.
El día 14, muy temprano la tía Fina le preguntó a su madre superiora qué ocurría. Y esta se lo contó por fin.



 Tanto su padre Manuel Coll Juárez como su madre Isabel Coll Belmonte sufrieron un golpe terrible del que nunca se recuperaron del todo.

Pedro Coll, Sevi Cobacho, y Maripe y Susi Coll del Rey con Pepito Coll Coll en 1962
Fue una gran pérdida por la edad de Pepito y por ser la primera muerte que hubo en la familia de los Coll Belmonte.
Después de la muerte de sus padres, he podido revisar las fotografías que mi tía Isabel guardaba.
¡Qué gran montón de imágenes! de su único hijo, que era lo que más querían. Son las fotos que cualquiera de nosotros podríamos tener en aquella época, multiplicadas por diez.
Este hecho me impresionó y me movió a investigar un poco más sobre lo que ocurrió en aquel desgraciado día.


A través de la página de Hemeroteca digital del periódico ABC he podido recuperar estos recortes de prensa en la página de sucesos. Salieron tanto en la edición nacional como en la edición de Andalucía.

ABC viernes 13 de Agosto de 1965. Edición de la mañana. Pag. 36.

UN Muerto y seis heridos por una explosión
Elche 12. Se ha producido en la fábrica de don José Antonio Coll Belmonte, sita en la calle Hermanos Caracena, 26, un desgraciado suceso que ha causado un muerto y seis heridos, tres de ellos con quemaduras de bastante gravedad. Parece ser que estalló, por causas que se ignoran, un bidón de gasolina en el sótano de la empresa, lo que dio origen al derrumbamiento de paredes inmediatas y de la casi totalidad de la techumbre de la nave industrial.
Fueron asistidos en la Casa de Socorro y trasladados a un hospital de Alicante. Se ignora la filiación de las víctimas, Los daños materiales no han sido elevados. Mencheta.

ABC Jueves 19 de Agosto de 1965. Edición de la mañana. Pag. 32.

MUERE UNO DE LOS HERIDOS EN UN ACCIDENTE
Alicante 18. Ha fallecido en el Sanatorio del Seguro de Enfermedad el obrero Francisco Simón Galiana, de dieciséis años, que sufrió gravísimas quemaduras en el incendio registrado en una fábrica de Elche el día 12. Es el tercer herido en el siniestro que muere. Los otros heridos continúan en el mismo estado de gravedad. Cifra.

ABC sevilla- Jueves 19 de Agosto de 1965. Edición de Andalucía. Pag. 30.

Resumen de accidentes

A consecuencia de las quemaduras recibidas en el incendio de una fábrica en Elche, ha fallecido hoy el obrero de dieciséis años Francisco Simón Galiana.

ABC sevilla- Sábado 21 de Agosto de 1965. Edición de Andalucía. Pag. 26.

DEJÓ DE EXISTIR en la Residencia del Seguro Obligatorio de Enfermedad, el obrero Francisco Gómez Herrero, de dieciocho años, a consecuencia de las heridas que sufrió en el incendio de una fábrica en Elche, el pasado día 12, en cuyo siniestro perecieron otros tres empleados.

Según la prensa podemos reconstruir los hechos como sigue:



José Llorens                          murió en el acto
José Antonio Coll Coll            murió el día 15 de agosto.
Francisco Simón Galiana       murió el día 18 de agosto.
Francisco Gómez Herrero       murió el 20 de agosto.
Hubo otros tres heridos de este terrible accidente.
 

27 de mayo de 2017

La casa de los nueve pisos



Relatos de Isabel y Pedro Coll Belmonte.

Una parte muy importante de mi investigación genealógica, consiste en hablar con mis mayores, los protagonistas de la historía familiar que queremos conocer. Sus relatos son la mejor fuente de conocimiento, así como una forma muy gratificante de aprender.
Y es mucho más didáctico  cuando me cuentan la misma historia desde dos o mas puntos de vista. La siguiente historia me la relató mi tía Isabel Coll Belmonte, y mas tarde, mi padre Pedro Coll, me dió su versión.

Isabel.

"Mi abuelo materno se llamaba José Antonio Belmonte Monserrate. Era un hombre muy inteligente y despierto, aunque carecía de estudios. Sus hijas Josefa y Concha, desde muy pequeñas, empezaron a frecuentar una tienda (o fábrica) que estaba en una de las plantas del edificio llamado La casa de los nueve pisos de Murcia.


Isabel Coll Belmonte, San Sebastián 1972.

Se dedicaron a aprender a pintar y decorar figuritas de adorno, de Belén, etc. Y lo hacían muy bien. Sobretodo la pequeña Josefa, mi madre, que atrajo la atención del dueño, que era un tal D. José García Martínez. Terrateniente murciano.
Este le dijo un día a la pequeña Josefa, que trajera a su padre que quería hablar con el. Cuando mi abuelo fue, Don José García le dijo lo contento que estaba con sus hijas y le preguntó que en qué trabajaba. José Antonio le dijo que tenía tierras propias y arrendadas. Ante esta respuesta Don García le dijo que quería que se viniera a la casa de los nueve pisos a trabajar para el. Y así lo hizo.


 

La casa de los nueve pisos era y es un edificio emblemático en Murcia capital. Se trata de un edificio que tenía cada planta dedicada a una función, fábricas de juguetes, cristal, sombreros, etc.
En la planta baja había varios aljibes. Cada día, una legión de aguadores pasaba por allí para cargar agua y llevarla a los pisos altos de los domicilios de Murcia.
Entonces no había agua corriente y era muy trabajoso subirlas a las casas desde las fuentes.
El trabajo de mi abuelo consistía en llevar un registro de todo ese ajetreo de compra de cántaros de agua".

 Pedro.


Mi padre y yo hablamos de lo que mi tía Isabel me había contado.
Según él, mi bisabuelo José Antonio conoció a Don José García de la siguiente forma.
Pedro Coll Belmonte


“Tu abuela Josefa y su hermana Concha, estuvieron trabajando en la casa de los nueve pisos desde muy pequeñas. Josefa debía de tener entre 9  y 12 años. Pintaban figuras de Belén y las caras de las muñecas que se vendían allí.
La tía Concha no hablaba mucho. Era alta y callada. Josefa, mas bajita, sin embargo, era muy despierta.
Hubo un conflicto laboral, y las mujeres de aquel taller se unieron para pedir una subida de salario. (Por cada pieza pintada les pagaban uno o dos céntimos).
Encargaron a “Josefica” que fuera a hablar con el dueño y le pidiera la subida salarial para todas.
Ella fue al despacho de Don José y este la recibió.
Le expuso lo que quería, y el le preguntó que quién le había dicho que pidiera eso. Ella le dijo que las mujeres. La despidió del despacho con la negativa a su petición. Y así se lo comunicó Josefa las demás. Pero mas tarde, Don José recapacitó. Le había caído en gracia aquellas niña tan pequeña, así que la llamó y le dijo que si, que les iba a subir el sueldo. Luego le dijo que le dijera a su padre que viniera a verlo.”
Cuando mi madre le dijo a papá José Antonio que Don José García lo llamaba, este le dijo: “¡Ya está! ¡Qué habrás hecho!”
Y Josefa le contó lo de la subida salarial.
El se echó las manos a la cabeza y resignado a ser amonestado se fue a ver al propietario.
Pero lo que le dijo fue que lo necesitaba para trabajar allí para administrar el agua del aljibe.
Así empezó la relación con Don José García".
Mis bisabuelos Josefa Forca Sánchez y José Antonio Belmonte Monserrate


La casa de los nueve pisos fue construida por el arquitecto José Antonio Rodríguez, en 1914.  En ella, el Industrial murciano Don José García Martínez, instaló varios negocios, con el nombre de Industrias García. Mi abuelita Josefa no pudo tener menos de 14 años, cuando trabajó en la fábrica de figuritas de Belen, puesto que ella nació en marzo del año 1900.