Mis abuelos Marita y Eugenio con mis bisabuelos María y Manuel y la familia Martínez Quesada

Eugenealogía

La palabra eugenealogía es un anagrama de mi nombre y mi afición favorita. Además por la raíz eu- (del griego bien) podría ser algo como la buena genealogía. Yo creo que existe una eugenealogía que trata de conocer a los que nos precedieron, saber de donde venimos, y no se queda en la acción de recoger datos como nombres, apellidos y fechas.

La genealogía puede ser descrita de muchas formas. Para mi es la forma de desarrollar mi apetito de buscador.

Hoy empiezo a escribir en este blog con la ilusión de que se convierta en un lugar de encuentro para otros buscadores de nombres y apellidos, fechas y libros viejos, como yo.

Granada Noviembre 2011

27 de diciembre de 2011

mi abuelo Eugenio

A propósito de lo que cuenta una foto, mi madre me ha hecho algunas correcciones.
En las fotos que publiqué en esa ocasión, las casas que se ven detrás de mi madre y su hermana, o de mis abuelos no es la casa de mis padres de aquel tiempo. Se ve la acera de enfrente. En la casa de la esquina vivía el barbero y su barbería. La nuestra era el número cinco y desde su puerta tomó mi padre esas fotografías tan bonitas. Mi padre dejaba su moto aparcada enfrente a veces.
La otra corrección es sobre mi abuelo Eugenio del Rey Sáez. Yo dije que se le veía envejecido y algo encorvado, y eso fue un error.
Dice mi madre que su papá tuvo muy buena planta hasta el final de sus días. Si se le ve un poco encogido es por sujetar a uno de sus nietos mientras les hacían la foto. El pelo siempre lo llevaba muy corto, como un cepillo y tenía grandes entradas. Esto lo hemos heredado algunos de nosotros ¿verdad?
Sin embargo, y a pesar de su diabetes tenía siempre muy buen aspecto.
Una foto puede decir mucho pero más dirán siempre los que estaban allí. Por eso es tan importante hablar con nuestros familiares sobre su vida. Que nos la cuenten los protagonistas.

11 de diciembre de 2011

Búsqueda en el Registro de la Propiedad de Osuna

En ocasiones tengo suerte y encuentro una persona que me ayuda a avanzar en mi investigación.
Felisa Rodríguez García con sus hijos
Antonio y María Gárfias Rodríguez
Esto me ocurrió en el Registro de la Propiedad de Osuna en la provincia de Sevilla. Fui allí en busca de información sobre la casa donde vivió Felisa Rodríguez García, bisabuela de mi esposa. Tan solo tenía la calle y el número, pero el funcionario que me atendió, no solo me dejó buscar en sus registros sino que me orientó y hasta me facilitó una fotocopia de la inscripción de la finca. Gracias a lo que allí encontré, he podido reconstruir la familia de los Madero Garfias en su rama materna hasta la sexta generación partiendo desde mi esposa hasta María Manuela Garabito Herrera, que nació en 1808 en El Arahal, Sevilla. Hija de José Garabito y de María Herrera. Casada en 1845 con Rafael García Aranda. María Manuela murió el 6 de Julio de 1883 en Osuna. Tuvieron 7 hijos, de los cuáles, María Gracia García Garabito nacida en 1856  se casó con José Rodríguez Santiago y vivieron en Osuna. En esa ciudad nació su hija Felisa Rodríguez García (1889-1952), que se casó con Antonio Garfias Domínguez de Alonso, Huelva (1866-1949). Antonio y Felisa vivieron en Osuna, Cabra y Écija donde ambos murieron. En Osuna nació su primer hijo Antonio Garfias Rodríguez y en Cabra nació María Garfias Rodríguez, que se casó con José Madero Martínez y son los abuelos maternos de mi esposa.
Toda esta información la he conseguido gracias a María del Valle Madero Gárfias y sus recuerdos de Osuna, donde vivió su abuela y al Registro de la Propiedad de este pueblo sevillano.

1 de diciembre de 2011

Otras fuentes

Existen muchas fuentes de genealogía además de las tradicionales.
Como he dicho en otras ocasiones, los libros de registros de la Iglesia católica son muy útiles para describir la estructura básica de la vida de una persona. Cuándo nació y dónde. Cuándo murió, en qué sitio y cuál fue la causa de su muerte. Con quién se casó y dónde. Todos estos son datos básicos para identificar a una persona desconocida. Los podemos encontrar en sus partidas de bautismo, matrimonio y defunción. Sin embargo, conocer estos datos no supone saber quién fue realmente, cómo era o dónde y cómo vivió. Porque genealogía es algo más que rellenar cuestionarios de datos. En la mayor parte de los casos, esto seguirá siendo una incógnita siempre, pero alguna vez tenemos pistas que nos permiten avanzar y conocer mejor a nuestros antepasados. Por ejemplo, si alguno de ellos, en un periodo de su vida,  ha estado en el ejercito.
El Archivo General Militar, en el Alcázar de Segovia contiene en sus fondos la mayor parte, si no la totalidad, de los expedientes de todo oficial que ha servido en el Ejercito Español.
María Gaute Muñoz y Emilio Fernández Suárez
se casaron en Badajoz en 1900
Investigando el árbol familiar de mi esposa, conocí que su bisabuela María Gaute Muñoz nació en Cárdenas, en el estado de Matanzas, Cuba. Por su partida de bautismo supe que su padre era militar destinado a esa isla.
Conociendo el nombre y los apellidos de este antepasado solicité información sobre él al Archivo de oficiales del ejercito de Segovia. El resultado superó todas mis expectativas.
A vuelta de correo me llegó un amplio expediente fotocopiado de los originales, que contenía la hoja de servicios de Domingo Gaute González. Todos sus destinos y los cargos que tuvo desde que entró en la caja de reclutas en Lugo, su provincia natal. Toda una vida profesional militar desde el año 1854 hasta 1883 en que se jubiló como Teniente Coronel en Badajoz. En el expediente se relatan los destinos que tuvo por toda España y las guerras en que luchó fuera de aquí, primero en África bajo el mando del general O’Donell, y mas tarde en la guerra de Santo Domingo.  Además incluyeron su partida matrimonial y su acta de defunción. Por último algunas cartas como su solicitud de retiro del ejercito. Estos documentos suponen un tesoro para mi, y han permitido conocer en profundidad como fue la vida de este antepasado de mi esposa.